Christer recuerda el momento de su encuentro con el Sr. Parkinson – porque se estaba poniendo el reloj, así que se acuerda del minuto exacto en que sucedió. En 1988, a la edad de 45 años, estaba estudiando para ser neurólogo y rápidamente redujo el abanico de posibilidades que podían ser las causantes de la torpeza de su mano.

― Chris